4

Una despedida agridulce

Las despedidas nunca han sido nada agradables! Creo que todo el mundo siente lo mismo o eso pienso yo. Cuando te despides de alguien que quieres y es importante para ti, te deja un mal sabor de boca, tienes un nudo indescriptible en la garganta y tienes sentimientos ambivalentes por su partida.

Me he despedido ciento de veces de personas que quiero, y ya debería estar inmunizada (se supone)  y aunque siempre que digo adiós ha sido porque algo mejor me espera, no deja de ser una escena estilo novela: lloriqueo a moco tendido, el día que tengo que partir.

Bueno tampoco quiero que esto se convierta en tristeza,  sólo quiero decir un hasta pronto a una persona especial para mí. A la que le deseo lo mejor de este mundo. A la que quiero como si fuera mi hermana.

Sigue leyendo

Anuncios